domingo, marzo 19, 2017

Tres días en Malta

Viajar a Malta es muy fácil desde Valencia, con vuelo directo de Ryanair que te deja en el aeropuerto de Luqa en dos horas exactas. Malta es un país mediterráneo compuesto por tres islas: Malta, Gozo y Comino, siendo la primera de ellas la más conocida y habitada, donde se encuentra su capital, La Valletta.

Imagen de La Valletta desde el mar
 La mayoría de los hoteles se encuentran situados en Sliema, frente a La Valletta - además de en otros centros hoteleros más alejados como San Julián y Spinola - y allí fue donde nos buscamos el nuestro, el Sliema Marina Hotel. Estratégicamente situado entre McDonalds y Burger King...en serio! y aparte de eso frente a las paradas de los autobuses turísticos que se han convertido en la manera más provechosa de visitar la isla a buen precio y de forma cómoda. Además, desde Sliema a La Valleta un ferry te lleva en 5 minutos por 1,50 euros (también tienes la opción de ir en autobús de línea).

El autobús del Sur es rojo, y el del Norte es azul
De esta manera recorrimos la isla: un día la parte del Sur, y al otro la parte del Norte. Puedes ir eligiendo las paradas en las que bajas, bajar en todas o bien no bajar en ninguna. Nosotros el primer día vimos La Valletta desde el autobús para recorrerla más tarde, y nos bajamos en primer lugar en Paola, para visitar el Hipogeo de Hal Saflieni (un templo subterráneo Patrimonio de la Humanidad) y los Templos de Tarxien, que tienen unos 2800 años. El Hipogeo estaba cerrado por obras de restauración, pero en los templos si pudimos hacer la visita.

La turista intrépida y la guía
De los templos nos pusimos en marcha hacia las tres ciudades, construidas y fortificadas por los Caballeros de la Orden de Malta en el siglo XVII para defenderse de los piratas. Las tres, Senglea, Vittoriosa y Cospicua, son de estilo muy parecido a La Valleta. Lo más curioso es su ubicación, como tres lenguas que entran en el mar. Como resultado es bastante difícil orientarse.

Senglea, Vittoriosa y Copiscua, frente a La Valletta (Sliema quedaría al otro lado, donde pone Fort Manoel)
Ismael intentando orientarse, aquello es La Valleta o Copiscua?
Fuimos a comer a Marsaxlokk, un pueblo pesquero del sureste de la isla, donde pudimos apreciar más si cabe el azul del mar.

Marsaxlokk
Y para azul, los alrededores del Blue Grotto, nuestra siguiente parada. Y digo alrededores porque la gruta no pudimos verla. Y es que en invierno los barcos que te llevan se cogen vacaciones, y sólo pudimos dar el paseo hasta la mitad.

En cualquier caso espectacular
Al día siguiente, en la ruta del Norte, nos reservamos dos horas para la capital, que sólo habíamos visto al atardecer. La ciudad desde luego es preciosa: la catedral, el palacio, el Fuerte de San Elmo, la Biblioteca Nacional. Todos los edificios están muy bien conservados, la mayoría con los balcones típicamente malteses.



Las casas y balcones Malteses
 En algunos rincones de La Valletta se deja ver la influencia inglesa. No mucho, porque la italiana les ha ganado la partida: la comida, el acento, el aspecto físico de los malteses es muy parecido a Italia. Y aunque el inglés sea idioma oficial, tienen otro, el maltés, una mezcla de árabe e italiano, que predomina en muchos lugares.


Una cabina inglesa, o maltesa mejor dicho
De La Valleta nos dirigimos a Mdina, antigua capital y hoy en día escasamente habitada, repleta de casas señoriales de viejos nobles, conventos e iglesias. Conocida por la "Ciudad del Silencio", hoy es día es un centro eminentemente turístico. Su perfil impone, desde luego.

Mdina desde el autobús
Para terminar el día nos dirigimos a las playas del norte, la zona más turística de la isla. Tras tomar una cerveza en la Golden Bay, paramos en Spinola para asistir atónitos a la celebración de San Patricio: música, bares y mucha gente joven se concentra en esta zona de la isla para aprender inglés, de viaje de estudios o simplemente de amigos con ganas de fiesta. Estaba bastante ambientado, la verdad.

En Golden Bay la cosa estaba más tranquila, en Spinola se desmadraba
Lo cierto es que nos ha parecido una isla muy recomendable para una visita corta, quizá con un día más hubiéramos podido visitar Gozo, aunque tras la desaparición de la Ventana Azul ha perdido un valor turístico bastante importante. Yo aconsejo evitar los meses de calor a no ser que quieras bucear y tirarte en la playa, también porque la isla es pequeña y es fácil imaginar colas y atascos para todo. Y un último consejo: el autobús de linea X2 que une el aeropuerto con Sliema es una verdadera lata: tarda más de una hora y las frecuencias son penosas (a la vuelta estuvimos casi más tiempo entre esperándolo y en el viaje que volando). En verano debe funcionar Terravision, así que mejor esta opción, aunque sea algo más cara, y si no queréis perder mucho tiempo, un taxi. Por lo demás un destino muy recomendable para pasar unos días relajados y volver muy descansados. Ciao, malta!!

sábado, marzo 04, 2017

Inauguración del Anillo Ciclista


Así de flamantes estábamos esta mañana nuestro alcalde Joan Ribó y yo, en la inauguración del Anillo Ciclista de Valencia. Y es que este proyecto, impulsado desde la asociación "Valencia en Bici" desde el año 1994, ha tardado 23 años en hacerse realidad, aunque el diseño estaba pensado hace mucho, mucho tiempo.

En esta maqueta del mapa del Padre Tosca, datado en 1704 y que podéis encontrar en el MuVIM, se aprecia el anillo que rodea el casco histórico y que ahora podemos recorrer en bicicleta sin peligros. Bueno, lo de sin peligros es un decir, porque el carril está segregado pero las calles por las que pasa (Colón, Guillém de Castro) tienen tráfico de coches y de peatones a partes iguales, y el ciclista más que nunca debe pedalear con atención.
En algunas intersecciones han pintado de rojo la calzada para distinguir los espacios, y la señalización es frecuente, marcándote la preferencia ciclista en los cruces. Y es que mientras el conductor ya tiene interiorizado que ha de parar en el giro de una calle para dar paso a los peatones, todavía existen muchos usuarios de vehículos a motor que desconocen que los carriles bici tiene prioridad cuando se produce una intersección y todos disponen del semáforo en verde.
Esta mañana recorrimos el anillo despacito, descubriendo los nuevos carriles. La concentración ha salido de la Estación del Norte, donde hemos quedado a las 10.30 de la mañana, en una mañana fresca pero soleada.
El carril recorre 4,8 kilómetros y tiene unos 2,5 metros de anchura para que pueda discurrir sin problemas una bicicleta en cada sentido de la marcha. Ahora solo queda conectarlo con el resto de carriles bici de manera radial para que se pueda acceder al centro en bicicleta desde cualquier punto de la ciudad. 
El anillo fue una promesa electoral del gobierno de Ribó y se ha cumplido en los plazos previstos gracias al empuje de nuestro concejal, Giuseppe Grezzi, convencido de que la obra era paso imprescindible para revolucionar de una vez por todas la movilidad en esta ciudad. Aunque al principio habrá que ir con cuidado hasta que nos acostumbremos a los cambios estamos seguros de que esto aumentará el número de ciclistas y la seguridad en nuestras calles. Celebrémoslo pedaleando!

lunes, febrero 20, 2017

Pedaleando de Torres-Torres a Jérica

La Via Verde de Ojos Negros es una de nuestras rutas favoritas. La hemos hecho por tramos en varias ocasiones, así que cuando supimos que en Altura habían recuperado su antiguo trazado decidimos ir a comprobarlo. Hasta ahora, en Altura, los ciclistas tenían que entrar al pueblo pues el camino original estaba lleno de escombros e incluso tapiado: ahora se puede seguir sin interrupciones y además de los trabajos de limpieza han mejorado la calzada e instalado barandillas y algo de mobiliario urbano. Lo que les falta es algún cartelico, porque de momento aún están los antiguos que indicaban los dos caminos, el del pueblo y el "peligroso" trazado original.

Para llegar hasta Altura, salimos de Torres-Torres en el inicio de la Via Verde, que con 160 Km es la Vía Verde más larga de España. La antigua vía fue utilizada en el pasado para transportar el mineral de hierro desde las minas de Ojos Negros a la empresa de Altos Hornos en el Puerto de Sagunto. Ahora la Vía llega hasta Torres-Torres (esperemos ver algún día la ampliación hasta Sagunto), y por el otro lado hasta Santa Eulalia.

Por el camino nos encontramos los puentes de la antigua Via
Desde Torres-Torres alcanzamos entre naranjos cargados de fruta y almendros en flor el pueblo de Soneja: son los primeros 10 kilómetros que han pasado sin enterarnos.

La primavera ha venido, y nadie sabe como ha sido
De Soneja llegamos a Altura, aunque antes de llegar tenemos que parar a tomar una barrita (las cuestas no son muy pronunciadas, pero es subida constante). En Altura recorremos el nuevo trazado sin entrar al pueblo, bordeando la piscina.

Trayecto mejorado en Altura
Saliendo de Altura llegamos hasta Navajas. Pasando el pueblo nos encontramos el Pantano del Regajo a la derecha.

En el Pantano
Pedaleamos un poco más para llegar a Jérica. A falta de un par de kilómetros tenemos que salir a la carretera pues están acondicionando la vía, aunque enseguida nos vuelven a dejar entrar. Paramos en el Centro de Interpretación de la Vía Verde, desde donde hacemos una foto a la famosa torre de la iglesia de esta localidad.
Y aún tenemos que ir hasta ahí a almorzar!
Efectivamente, entramos en Jérica a almorzar al bar de la plaza, y nos tenemos que comer un bocadillo con bacon y huevo de tanta hambre que tenemos! Hemos hecho 32 kilómetros y nos espera la vuelta por el mismo sitio. Y las agujetas hoy! Eso sí volvemos con las pilas recargadas para toda la semana.

domingo, febrero 05, 2017

Nairo Quintana gana a lo grande

Nairo Quintana se ha proclamado vencedor de la Volta Ciclista a la Comunitat Valenciana tras la exhibición de ayer en el empinadísimo Más de la Costa, un infierno situado en Lucena (Castellón), con rampas de hasta el 20% de desnivel. La carrera terminó hoy con final en Valencia, en una etapa más corta de lo planeado, pues han tenido que suspender la subida al Oronet por mal tiempo.

Nairo en el podium de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia
Debido a la alerta por viento, los ciclistas han dado dos vueltas neutralizadas en Paterna y se han incorporado a la ruta en el kilómetro 79. Así que la etapa de hoy ha sido de sólo 50 km, los últimos 35 en Valencia ciudad, donde han dado 5 vueltas a un circuito urbano de 7 kilómetros.

El pelotón entrando en la Plaza, con la estación al fondo.
La etapa de hoy la ha ganado Bryan Coquard, poniendo punto y final a una carrera corta pero intensa, con contrarreloj por equipos, montaña y etapas al sprint, con una participación muy numerosa (nada menos que 25 equipos).

Antes de la etapa hemos podido disfrutar de un paseo solidario por el mismo circuito de los profesionales: el Club Ciclista Avapace ha organizado la marcha, en la que hemos participado 250 ciclistas por una buena causa, y así hemos recaudado 2500 euros para ayudar a los afectados por la parálisis cerebral.

Ismael preparado antes del paseo solidario
No se a vosotros pero a mí me han dejado con ganas de más! a ver que pasa este año en las grandes vueltas!!

 

miércoles, febrero 01, 2017

Ciclismo en Valencia


Hoy comienza la Vuelta Ciclista a la Comunidad Valenciana, una carrera de 5 etapas que comienza en Orihuela y termina en la capital el domingo 5 de febrero. Es una prueba corta pero muy variada, con un poco de todo. La etapa de hoy es una crono por equipos de casi 40 km. Mañana recorrerá el interior de la provincia de Alicante, con 4 puertos de montaña, finalizando en Denia. El viernes saldrá de Canals y terminará en Riba-roja, en una etapa pensada para los sprinters. Y el sábado, la etapa reina: un no parar con 6 puertos de montaña y final en Más de la Costa, una llegada que pudimos ver por primera vez el año pasado en la Vuelta a España sencillamente espectacular.

El domingo, la última etapa, tendrá un recorrido prácticamente llano y finalizará en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Si estáis en la ciudad no os lo podéis perder. Es la ocasión de ver alguno de nuestros corredores favoritos como Nairo Quintana, Luis León Sánchez, Pierre Rolland, Tony Martin, Igor Antón o Thibaut Pinot. 

Si además os contagiáis del espíritu ciclista y os apetece dar una vuelta en bici y ser un poco solidarios, os podéis inscribir en el evento Cicloamig@s solidarios, un paseo ciclista en familia que se va a celebrar en el mismo circuito urbano de 12 kilómetros que poco después ocuparán los profesionales participantes en la Vuelta Ciclista a la Comunidad Valenciana. Os podéis apuntar aqui.



lunes, diciembre 12, 2016

De excursión por Espadán: desde Chóvar a la Nevera de Castro

Este domingo salimos de excursión por la Sierra de Espadán. Esta vez fue desde Chóvar, desde el parking del restaurante La Carbonera, donde por cierto nos dieron un mapa con todas las posibles rutas para hacer en el pueblo. De todas ellas, nosotros llevábamos pensada una: de Chóvar hasta el embalse de Ajuez y de allí a la Nevera de Castro, para volver de nuevo a Chóvar por detrás, en una ruta circular que podéis descargaros aquí, en Wikiloc.

Llevábamos de Guía a Pedro y de Sensei a Pepe "Panetes" así que íbamos muy tranquilos. Pedro levaba el garmin con la ruta y Panetes el papel: pero la verdad es que la ruta está muy bien señalizada y marcada, durante todo el recorrido. Nos acompañaban Marta e Iván para completar el grupo:


Salimos pues de Chóvar abrigaditos, con varias capas superpuestas, aunque a lo largo del camino nos fuimos quitando y poniendo según salía el sol o se escondía. En pocos minutos llegamos al Embalse de Ajuez, un lugar precioso construido en el siglo XII para recoger las aguas del barranco del mismo nombre:


La ruta recorre precisamente este barranco, rodeados de alcornoques y pinos. Subes sin apenas darte cuenta, pero siempre hace arriba. Los alcornoques están pelados, recién "descorchados":


A mitad de camino encontramos una mina de cinabrio abandonada. Del cinabrio se extraía el mercurio. La mina se llama el "Socavón", y fue la última explotada en Chóvar, hasta mediados de los años 60. De la mina queda un edificio abandonado, la entrada a la mina cerrada y un par de vagonetas, además de unos cuantos raíles desperdigados por el monte.

Las vagonetas del "Socavón"
Panetes a la entrada de la mina
Seguimos subiendo hasta la pista y desde ella cogimos el desvío hacia el nevero: son unos 10 minutos subiendo bastante, pero enseguida aparece ante nosotros la Nevera de Castro.


La Nevera de Castro es un edificio muy singular. Se utilizaba para almacenar la nieve en invierno, y que pudiera servir para conservar los alimentos de las poblaciones de la Plana. El "Nevatero"  la almacenaba poniendo capas de paja entre las capas de nieve para poder cortarla mejor. Después la bajarían a los pueblos por la pista.

Desde la pista decidimos acercarnos un momento al punto geodésico y desde allí bajamos de nuevo hacia Chóvar por el otro lado del barranco. En la bajada encontramos más restos de minas abandonadas.

Panetes y los demás investigando por los restos

También encontramos algunas construcciones naturales de piedra realmente impresionantes, nos miran desde lejos y nos llaman para que subamos a ellas, aunque sólo los más valientes pueden hacerlo:



El Sensei y el aprendiz, arriba del todo
Al llegar al pueblo nos encontramos de nuevo el embalse, que tenemos que cruzar por la presa para llegar al punto de partida: el bar La Carbonera, donde nos tomamos una cerveza reconstituyente. Que día más bueno hemos pasado!


viernes, diciembre 09, 2016

Almansa Revisited

Ayer, por segundo año consecutivo, realizamos la salida por la sierra de Navalón, situada en los alrededores de Almansa. Este 2016 se vino con nosotros el mal tiempo, y tuvimos niebla y humedad a partes iguales: tanta, que parecía que llovía aunque no lloviese (como resultado nos mojamos igual). Jaruku nos llevó hasta su pueblo y manos mal que tuvimos la precaución de llevarnos chubasquero.


La ruta fue prácticamente igual que la del año pasado, que podéis encontrar en wikiloc. Y aún con todo, hubo dos que se perdieron en la niebla, e hicieron más kilómetros de los que tocaba; y los demás tuvimos que recurrir a los Garmin y a los móviles chinos para seguir el track que llevábamos marcado. Este año tampoco llegamos a la Fuente del Rebollo, que parece que se nos resiste. Si el año pasado fueron los problemas técnicos de la bici de Quique, este año las culpables fueron las ruedas finas de Gonzalo. Tampoco el barro ayudó mucho, pues tuvimos que bajarnos de la bici en más de una ocasión.


Los desniveles son bastante considerables, aunque al menos la peor subida llega después del almuerzo en el camping "Los Carasoles": medio bocata que nos sabe a gloria después de las subidas y los barrizales. 


Gonzalo e Iñigo se vinieron por primera vez y no será la última. Como están acostumbrados a pasar penurias en bicicleta lo de la niebla hasta les gustaba y todo (son muy raros). El frío sólo lo notaba yo, que llevaba el pie derecho medio congelado. A mí me parece que me gusta más el sol, aunque reconozco que una foto como esta tiene su encanto, que parecemos los caminantes blancos en bicicleta.


Lo mejor de todo estaba por llegar, y es que en Almansa nos esperaban los famosos gazpachos. Esta vez fuimos al restaurante "Los cuchillos", situado en el pueblo, y entre los del año pasado y los de este no se con cual quedarme. En este los aperitivos estaban exquisitos..o"Excuisit" que diría Toni: queso, alcachofas, pelotas de navidad...y los gazpachos nos dejaron sin habla.


Pasamos un día estupendo aún con las inclemencias del tiempo, y es que a nosotros se nos conquista por el estómago: por estos gazpachos Almansa estará siempre en nuestros corazones, bueno y por Jaruku, que es un anfitrión estupendo! Hasta el año que viene, Almansa!!