martes, noviembre 01, 2016

Pedaleando desde Anna a Sumacàrcer

Este sábado fuimos a conocer una zona cercana a Valencia pero a la que nunca habíamos ido y menos aún pedaleado: se trata de la zona del lago de Anna y el puerto de Sumacàrcer, bastante conocido entre los ciclistas valencianos. Por allí hay bastantes rutas de bici de montaña (también de senderismo) , pero nosotros fuimos por carretera, y la verdad es que salvo el primer tramo no encontramos demasiado tráfico.

El lago de Anna merece una visita, con más tiempo para recorrerlo
Empezamos la ruta en Anna, y lo primero que vamos a ver es el famoso lago, situado a aproximadamente un kilómetro de la localidad. El lago es conocido como "La Albufera de Anna" y se ha convertido en uno de los enclaves turísticos de la zona. Nos gustaría volver en verano para poder bañarnos en la piscina natural.

Javier e Isma en la piscina natural de Anna
Sin entretenernos mucho volvemos sobre nuestros pasos hasta el pueblo y cogemos la carretera en dirección a Estubeny. Este primer tramo tiene bastantes coches. Enseguida giramos en dirección a Sellent y la cosa mejora. Casi sin darnos cuenta - es bastante llano - llegamos al pueblo.

En Sellent casi me echo a llorar con este cartel :-(
Tras Sellent toca pedalear entre naranjos y kakis (los kakis a punto, los naranjos aún verdes) hasta llegar a Sumacàrcer. Justo antes de llegar al pueblo cruzamos un puente y cogemos una pista evitándonos la carretera en el último kilómetro, en 5 minutos estaremos en el pueblo, punto de inicio del puerto,

Cruzando el puente hacia Suma
En el pueblo y antes de subir hacemos una foto con preciosas vistas al río Xúquer. 

Aún con ganas antes de emprender la subida
Justo a la salida del pueblo comienza el puerto de Sumacàrcer. Son 4 kilómetros de subida con pendientes bastante pronunciadas, la media es de poco más de 5% pero hay alguna pendiente máxima de..más del 19%!! casi nada. Cada kilómetro te lo van marcando con los carteles. Javi y yo subimos a nuestro ritmo, que no es lo que se dice alto...pero subimos.

La bici en uno de los carteles

Arriba!! Está a 276, pero se suben 229 metros


Tan contentos después de subir continuamos la ruta, ya llaneando, hasta Navarrés, donde nos comemos un bocata en el bar de jubilados espléndido. El bar está a la izquierda de la carretera, cruzando el río, y la recompensa nos supo bastante buena.



Tras el bocata seguimos camino y pasamos por Navarrés, Bolbaite y Chella antes de regresar a Anna, nuestro punto de origen. Una ruta muy maja por un paisaje al que volveremos seguro!

Aquí esta la ruta en Wikiloc, por si alguno tiene interés. http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=15385153

miércoles, octubre 26, 2016

Visita a Dublín

Nunca habíamos estado en Irlanda, pese a conocerla a base de películas como “Café irlandés”, “En el nombre del padre” o “The Commitments”, por nombrar sólo tres de las más conocidas. Y es que a pesar de ser una isla chiquita (en extensión es más o menos como si juntáramos Aragón y la Comunidad Valenciana) y en la que no vive mucha gente (sólo son unos 4,5 millones de personas), Irlanda se ha vendido al mundo a través de la música y el cine. También han ayudado los numerosos inmigrantes irlandeses que viven en Estados Unidos, y la cerveza Guinness, que debe ser uno de los símbolos más conocidos del país.



Algunas de las pelis más conocidas rodadas en y sobre Irlanda: la numero 1 es una de mis favoritas

Hemos estado 4 días y nos hemos quedado con ganas de visitar y conocer más zonas de la isla: sería ideal hacerlo en bicicleta, como Gonzalo e Iñigo hace unos años – aunque tendríamos que ir preparados con traje de buzo o de esquimal, según si el tiempo era lluvioso, o frío, o ambas cosas a la vez. En esta ocasión nos ha tocado frío, más o menos como el invierno de Valencia, con intervalos de temperatura de 6 a 13 grados centígrados. Nada que no pueda paliar un jersey de lana y un gorrito.

Ismael con el gorro en el parque Merrion, cerca de la estatua de Oscar Wilde

El centro de Dublín se conoce con facilidad andando y según donde escojas el hotel podrás recorrerlo sin necesidad de transporte público. Nosotros nos quedamos en el Dergvale Hotel, cerca de la calle O’Connell, desde el que se llegaba en 10 minutos al río Liffey, que atraviesa la ciudad de este a oeste. El hotel era bastante añejo pero cuidado, con su moqueta y sus interruptores del siglo pasado a pleno rendimiento. Para desayunar nos ponían huevos, bacon y salchichas, además de otras delicatesen inglesas como el porridge, del que Isma se hizo fan.

El desayuno de campeones del Hotel Dergvale

En Dublín hay bastantes cosas que visitar, como el Trinity College y su biblioteca (para fans de Star Wars: es el Archivo Jedi al que acude Obi Wan Kenobi - Ewan McGregor-  en el Episodio II). En la Biblioteca guardan el Libro de Kells, un manuscrito de unos 1200 años al que dedican toda una exposición bastante didáctica. También tiene un castillo – que no parece un castillo – dos catedrales – San Patricio y la Iglesia de Cristo – mucha zona verde – parques como St. Stephen’s Green dan un respiro al centro – y muchos, muchos pubs.

El Campus del Trinity College, centro de sabiduría
La fama de juerguistas de los irlandeses no sólo es cierta, sino que también es verídica: desde las 6 de la tarde los pubs están llenos de gente de todas las edades con una pinta en la mano, en su mayoría Guiness, o de otra clase, tostada, roja, rubia. En los pubs la música en vivo es algo normal, la mayoría con una guitarra, como en el Bachelor Inn o el O’Connells o en algunos con un teclado, como en Madigan’s o con conciertos en toda regla como en el Fibber. Si no están tocando, tienen un DJ poniendo música, como en el Garage, que como era ochentero nos gustaba bastante (ponían pelis como ET mientras te tomabas la cerveza) . De todas maneras no hay que buscar mucho para encontrar un pub en Dublín, si hasta la zona más conocida de la ciudad se llama con el nombre de un bar: el Temple Bar! Nosotros que somos cerveceros nos integramos bastante, yo más que Ismael, que me hice enseguida a la Stout (es como llaman allí a la cerveza negra).

The Jam y ET  a la vez, en el Garage. Que más se puede pedir
Como no sólo de cervezas vive el turista, también aprovechamos los días para irnos de excursión fuera de Dublín. Un día marchamos al parque nacional de las montañas de Wicklow, donde pudimos ver el monasterio de Glendalough, un par de lagos impresionantes, ciervos, ovejas, algún pueblo y el puente de la película P.S: I love you (que no hemos visto, pero que veremos). Esta excursión la hicimos con la compañía Grey Lines. Por la calle O’Connell hay un montón de chicos y chicas vendiéndote excursiones de distintas compañías, en todas ellas te llevan en bus con un guía y puedes visitar distintos lugares de Irlanda, incluso los archiconocidos acantilados de Moher (situados a casi 300 kilómetros de la ciudad).

Paisajes muy verdes en el parque natural de Wicklow
Como estos acantilados nos quedaban un poco lejos decidimos ir con el DART, el tren de cercanías, a un pueblo pesquero llamado Howth, que también cuenta con sus acantilados. El tren lo cogimos en la estación Conelly, en el centro de la ciudad, y por 12 euros ida y vuelta pasamos medio día en esta mini península que cuenta con una ruta preciosa con espectaculares vistas. En el puerto del pueblo puedes ver barcos pesqueros , gaviotas y hasta focas! (como en la película de Ondine: La leyenda del mar, esta sí la hemos visto) y comer en el mercado que montan sábados y domingos con comida de todo el mundo.
Las vistas desde los acantilados de Howth son espectaculares
La verdad lo hemos pasado bien. Aunque aún nos queda mucho, hemos podido conocer un poco Irlanda y nos han quedado cosas por conocer para el próximo viaje. Mientras tanto tomaremos una Guinness de vez en cuando, para cuando nos entre la nostalgia. Sláinte!



martes, septiembre 13, 2016

SEM 2016

Desde mañana miércoles y hasta el 22 de septiembre, Día sin coches, se celebra en Valencia la Semana de la Movilidad . Las actividades se celebrarán en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, pero también se acercarán a los diferentes barrios y así estar presentes en cada rincón de la ciudad. Además, se pondrá en marcha el proyecto Ciclogreen, que recompensará a todos los ciudadanos que opten por realizar desplazamientos a pie, en bici o usar el transporte público.

En la página web encontraréis el calendario de actividades, entre los que destaca la I Feria de la Movilidad Sostenible, en la que podremos encontrar diversos stands e información así como conferencias y actividades relacionadas la sostenibilidad. También podemos asistir al clásico Día de la Bicicleta, que se celebra el 18 de septiembre con un paseo familiar que sale a las 10 del Puente del Real. El sábado, podemos ir a La Rambleta, a la BiciFesta, con actividades para todos los públicos. Y el 22 de septiembre, el  Día sin coches, EMT Valencia y Metrovalencia regalarán viajes en autobús y metro a todos los pasajeros que decidan utilizar sus servicios durante todo el día.
No lo dudéis y echad un vistazo al programa, seguro que encontráis algo que os guste!


viernes, septiembre 09, 2016

Vacaciones sin bici

Pues si, ya ha ocurrido. 10 años después de abrir el blog, por primera vez voy a escribir la entrada y descubro que no tengo fotos pedaleando. Normal, porque en todas las vacaciones no he cogido la bicicleta más que un día, y para un paseo de media hora. A cambio hemos andado por la montaña, remado en ríos y mares y buceado, y lo hemos pasado muy bien. Así que os recomendaré los tres sitios en los que he pasado las vacaciones.

El Pirineo Aragonés: Muchas veces os he hablado de Jaca y alrededores, pero es que yo, cada vez que voy, descubro un sitio nuevo, una excursión diferente, y me asombro ante la cantidad de lugares bonitos que tienen nuestras montañas. Y digo "nuestras" porque aquí me sale el orgullo maño y la nobleza baturra a la vez y por partida doble: Esos montes, ese verde, y ese aire no está en ningún lugar del mundo. Dejen de viajar por ahí y vayan a conocerlo! O mejor aún, no vayan! que me lo llenan de gente! Y eso que, si sabes buscar,  siempre hay sitios para esconderse.


Aquí Cucumber si cogió la bici para salir de ruta con Jose Luis y su pandilla: salió dos o tres veces, y disfrutó pedaleando por esos parajes siempre sorprendentes. Andando, hicimos dos excursiones chulas: una muy tradicional, al Ibón de Piedrafita, y otra totalmente nueva, al Pico Grosín. En los enlaces encontraréis la información. La primera es muy asequible e ideal para principiantes. La segunda tampoco es difícil, aunque al final se endurece. Eso si, tiene sorpresa al final: arriba podemos encontrar los restos de un viejo Castillo...enterrado en la montaña! Como diría mi amigo Pedrito: no deja de ser curioso.

Región del Tarn (Francia): Precisamente mi amigo Pedrito se ha marchado a vivir a Carmaux, un pueblo cercano a Albi, una preciosa ciudad construida con ladrillos rojos de la que tomaron su nombre los albigenses - más conocidos como cátaros -. Toda la zona es recomendable: pueblos como Cordes-sur-cel o Monestiès, el río Tarn, los bosques llenos de vegetación, las playas de los lagos. El intenso calor hizo que nos bañáramos en distintos puntos del paisaje y también que practicáramos uno de los pasatiempos favoritos de los franceses: bajar en canoa (o kajak, como dicen ellos) por el río, con tus pertenencias en un bidón estanco, parando a remojarte en cualquier parte y ayudándote con el remo: un verdadero placer.


Una manera inmejorable de conocer las "gorges" , las gargantas del río, en un viaje espectacular. La canoa la alquilamos en Marsal, pero hay varios sitios a lo largo del recorrido, todos con parecida dinámica: te suben en furgoneta hasta el punto que escojas entre varias opciones, y después te dejas caer hasta el centro de alquiler. Recomendamos el más completo! Y también ponerse crema.

L'Escala (Girona): Otro sitio donde vas a gastar todo el bote de protector solar es el Camping Illa Mateua. Situado en la parte más meridional de L'Escala, sus dos puertas salen a dos calas distintas, una de rocas y otra de arena, y a cada cual más bonita. En Illa Mateua puedes bucear a placer, rodear la isla, y si eres valiente hasta escalarla y tirarte desde arriba. En Cala Montgó puedes alquilar patines, canoas, bucear en las rocas del lado derecho y recorrer a pie el Camí de Ronda hasta la Torre de Vigilancia o hasta Punta Ventosa. Nosotros hicimos todo eso, pero lo que más nos gustó es la excursión que nos organizaron desde el Camping con Mateua Dive. Un recorrido en zodiac de tres horas de duración parando en calas y cuevas para bucear: Cala Pedrosa, les Tres Coves y la más espectacular, Cala Foradada, cerquita ya de L'Estartit. De verdad fue espectacular. El agua color turquesa que me rodeó al salir de una de las cuevas...no se me olvidará en la vida. 


En definitiva, aún sin bicicleta, hemos disfrutado de lo lindo. Tres lugares muy distintos pero cada uno con su encanto personal. La verdad, no se con cual me quedaría si tuviera que elegir. Ahora mismo, me marchaba a cualquiera de los tres! Que lata la vuelta al cole!

martes, julio 26, 2016

Pedaleando por la Sierra de Madrid

Este año el grupo scout de mis hijas eligió la Sierra Norte de Madrid para realizar su campamento de verano: para las chicas era su décimo año y de su sección, con camisas verdes, quedan ya pocos, pero con la misma – o más - ilusión que antes. Como es costumbre, aprovechamos el fin de semana de padres para pasar tres días por la zona y pedalear por los alrededores.

El campamento se ubicaba en el Camping La Acebeda, en el pueblo del mismo nombre. Dentro del camping había tres zonas diferenciadas: la zona de bungalows, la zona de parcelas con tiendas y caravanas y la zona de acampada para grupos Scouts. Nosotros fuimos con la tienda y plantamos a escasos metros de su campamento, así podíamos escucharles a las 8 cantando sale el sol por la mañana, por la mañana sale el sol, y nos servía de despertador.

La Sierra, pulmón verde de Madrid
Con la bici salimos dos días, y aunque hicimos pocos kilómetros, nos sirvió para hacernos una idea y sorprendernos gratamente. Es difícil imaginar que tan cerca de Madrid (La Acebeda está a solo 80 kilómetros de la capital) puedas encontrarte una zona tan alta, tan abrupta, y con tanta vegetación diferente: hayas, robles y enormes pinos rodeaban la zona de acampada, además de helechos, brezo y los acebos que dan nombre al pueblo y al camping. Este se encuentra a 1300 metros de altura, y eso se nota en el aire purísimo que se respira.

Y así, respirando profundamente, salimos del camping con nuestras bicis en dirección a Aoslos, el primer pueblo que encontramos al cruzar la autovía (sí, la autovía llega hasta casi el pueblo). Desde allí seguimos las indicaciones de un corredor y cogemos una pista hasta Piñuécar: la pista está muy bien, aunque tenemos que compartirla con las vacas y eso a veces nos trae alguna complicación.

Haciendo amigas

Desde Piñuécar nos vamos a Gandullas y de ahí a Buitrago de Lozoya, el pueblo más bonito y turístico de la zona. Con su recinto amurallado y rodeado del río Lozoya, un castillo, los puentes, la iglesia: todo digno de ver. Aunque dejamos la visita para la tarde, y seguimos en la bici hacia Manjirón, donde toca almuerzo, cómo no! 

A comer! bendita palabra

Desde Manjirón el camino se hace cuesta arriba pero poco a poco vamos avanzando: atravesamos el río por la Presa de Puentes Viejas y llegamos hasta Paredes de Buitrago y de ahí hacia Prádena del Rincón. Sin llegar, seguimos subiendo hasta Horcajo de la Sierra y desde allí volvemos a Aoslos y a La Acebeda. La ruta la podéis ver aquí, en la página de wikiloc. Todos los pueblos que visitamos son realmente bonitos, muy arreglados, con sus casas de piedra, el lavadero, la iglesia, el consultorio médico y el autobús! Se nota la cercanía a Madrid en los servicios y cuidados.

La arreglada Iglesia de San Isidro, en Aoslos

Al día siguiente, decidimos subir hasta el Puerto de Somosierra. Salimos del camping por una carretera abandonada que lleva hasta Robregordo: con ese nombre imaginaréis la cantidad de robles que vamos a ver por el camino, además de acebos y pinos. La antigua carretera, sustituída por la autovía,  es ahora una comarcal en pésimas condiciones para los coches pero perfectas para la bicicleta: eso hace que la recorramos solos, entre mariposas, creando un momento mágico.

Las mariposas no se ven, pero estaban
De Robregordo al puerto salimos a la nacional y subimos sin descanso 8 kilómetros hasta llegar a un puerto a 1444  metros de altura(el cartel está tapado). Desde allí a la piscina del camping todo es bajar sin casi pedalear: sólo nos queda volver otra vez para acabar de recorrer la zona que sin duda tiene muchos secretos que descubrir.

Arriba del puerto

miércoles, julio 20, 2016

Llegan los Alpes

La verdad es que el Tour 2016 tiene poca emoción. Y no porque se retirara Contador, que también. Es que los demás - Nayro Quintana, Fabio Aru, Richi Porte, Joaquím Rodriguez, Alejandro Valverde - poco pueden hacer frente a la poderosa presencia del Sky. El equipo inglés no es sólo su líder, un Chris Froome intocable, es también unos tíos grandes como armarios que andan siempre delante de todos, y no dejan pasar a nadie. Los dos Mikel - Landa y Nieve -  valdrían para liderar cualquier equipo. Y así el Sky domina la carrera sin - hasta ahora - grandes contratiempos.



Pero aquí llegan los Alpes y los perfiles de las 4 etapas que hoy comienzan prometen al menos algo de emoción: dos llegadas en alto, una cronoescalada y una llegada después de subir a Joux Plane en Morzine. Tras unos Pirineos algo sosos tenemos la oportunidad de ver buenas etapas en los días que nos quedan.

4 etapas como 4 soles subiendo y bajando montañas.¿Veremos por fin atacar a Movistar? ¿Se moverá el Astana? ¿Ganará una etapa Joaquim, Alejandro o Dani Navarro? La respuesta en sus televisores, en Teledeporte y en la1. 

martes, julio 12, 2016

El adiós de Joaquim "Purito" Rodríguez

El ciclista más sonriente del pelotón dijo ayer adiós entre lágrimas a su carrera profesional y anunció que a final de año "colgará" la bicicleta de manera profesional. Aún le falta acabar el Tour, en el que participa como líder del Katusha y en el que ahora mismo, a 37 segundos de Chris Froome, es firme candidato al podio. Después del Tour, Joaquim tiene tres oportunidades para retirarse con olor a gloria: los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, la Vuelta a España, y el Mundial de Qatar: sus condiciones físicas determinarán si participa en una o en todas ellas.

Dice Joaquim que el ciclismo le ha dado todo, pero él también nos ha dado muchas alegrías: sin ir más lejos el año pasado, cuando coronó el Muro de Huy en una de las etapas más trepidantes del Tour, o en el famoso ataque en el Naranco en la Vuelta 2013, o la victoria en la Vuelta 2015 en los Picos de Europa.  En cada final de etapa en alto apostábamos por él y más de una vez nos ha hecho levantarnos del sofá! Qué grande! También nos entristecimos con él cuando Dumoulin le quitó el maillot rojo en la contrarreloj de Burgos, perdiéndolo definitivamente contra Fabio Aru al final de la carrera: sin embargo él aceptó la derrota sonriendo, como siempre:


También su carrera ha tenido sinsabores: en Florencia, en el Mundial 2013, su mal entendimiento con Alejandro Valverde provocó que ninguno de los dos ganara la prueba. Es precisamente con Valverde con quien se verá las caras en Brasil y Qatar. Pase lo que pase siempre le recordaremos como un ciclista arriesgado, valiente y alegre sobre la bicicleta. Gracias, Purito! Suerte y a por todas en las pruebas que te quedan! Queremos verte arriba en este Tour!