jueves, enero 31, 2008

Golden bike

La veo todos los dias al pasar por la calle La Nave, debe ser del camarero del bar de la esquina que la aparca ahi en esa reja de su ventana para tenerla vigilada, todos los dias me fijo en ella y me atrae como a los Goonies el tesoro pirata de Jack el tuerto, como a Charlie la lámina dorada de la chocolatina, como a Himawari los folletos de joyas de su madre...en fin que no se porqué pero cada vez que paso me la quedo mirando, y hoy no he podido resistirlo y le he hecho una foto.



Todo porque no se ya como deciros que tengo un movil que hace FOTOS tan chulas como esta.

10 comentarios:

Rous dijo...

Yo quiero un mobile así de xuli, perdón, una bici tan remaja......

Sisterboy dijo...

No había visto una bici tan bonita desde las bicicletas blancas de Amsterdam

Slim dijo...

si que son chulis las dos cosas, si, Ro, sobre todo MI SUPERMOVIL.
Se nota que me encanta mi regalo de reyes de este año, que estamos en febrero y todavia lo miro y lo remiro.

sister, y como son las bicicletas blancas de Amsterdam? aparte de blancas, claro.

pep-ito dijo...

Esa bici seguro que es de alguna de las maris que hay de camarera. ¿Irá a La Venial en bici también?

jonás dijo...

Muy bonita la bici, muy útil el móvil y magnífico blog. Cuanto más leo cosas que dijisteis antes más me gusta. Lo que contáis, cómo lo hacéis, y lo que hay detrás ...
Saludos a Cucumber y mis disculpas por dejarle en la estación de metro equivocada.

Sisterboy dijo...

Durante los locos sesenta en la capital del pais del queso amarillo existian unas bicicletas blancas que se ponían al servicio de la comunidad. Cuando alguien queria montar en bici la cojia iba donde queria ir y luego la dejaba a la vista para que otro la usara.

cucumber dijo...

la bici muy bonita, pero yo no la llevaba ni a un baile de carnaval.
JONAS: Que alegria verte en el blog, y si que es verdad que no era la parada del metro buscada, pero despues de nuestro rato de relax,la comida, el vodka-tonic..¿que importaba esa minudencia?
Pronto el JONAS-BLOG,porfa! que seguro que tienes muchas cosas que decir, por ejemplo de musica, por que no?
Madrid, esta mas bonito y acogedor que hace algun año, y sigue igual de interesante, pero circulan muy pocas bicis. A ver cuando Gallardon hace alguno de sus tuneles especiales para bicicletas.

Slim dijo...

pep, tu si que eres listo, enseguida has sabido de quien era la bici, y eso que ya no vienes por aki a almorzar!

sister, y las dejaban sin atar ni nada? que felicidad!! eso ahora se llama bicing, y esta un poco mas controlado, aunque el espiritu es el mismo BICIS PARA TODOS!!

jonas, muchos recuerdos a todos y gracias por darle de cenar a cucumber. a ver si las chicas vamos pronto a veros.

Toupeiro dijo...

Pues si que es buena la foto para ser de un movil,
Se ve que has sido buena en el 2007.

Carlos dijo...

Ayer estuve tratando de enviaros un correo a quierosersilvestre...pero me lo han devuelto, así que emplearé el viejo truco de dejar un comentario en una entrada antigua. Si leéis este comentario, por favor hacédmelo saber de la misma manera, con un comentario a una entrada antigua.

Bueno, la educación que me enseñaron mis padres me prohíbe irme sin más sin dar una explicación, sobre todo cuando la tengo.

El motivo de cerrar el blog no es que esté en crisis de ideas, ni existencial, ni sentimental, ni física ni espiritual. El único motivo es que soy tonto, tonto del culo y ahora me toca pagar las consecuencias.

Desde el principio he utilizado el ordenador del trabajo en todo lo relacionado con el blog, tanto para escribir mis entradas como para colgarlas, tanto para leer otros blogs como para comentarlos. Al principio lo hacía disimuladamente, al final supongo que se notaba mucho. Además, hice unas cuantas entradas hablando del trabajo y faltándome con gente de aquí, con el nuevo gerente que, además, me visitaba y me dejaba comentarios con el nombre de Afrodita y, bueno. Gran error. No me he distraído del trabajo, ni mucho menos, pero la mujer del César no sólo ha de ser honrada.

Desde hace tiempo me estaban siguiendo la pista dentro del trabajo. Y, el martes pasado, me sentaron en una mesa y me pidieron explicaciones. Todo estaba por escrito. Todo está bien hasta que a uno le pillan. Yo me derrumbé. Les dije que sabía que había obrado mal, que, por tanto, era merecedor de un castigo. Yo les pedía perdón y les dije que entendería si querían prescindir de mí. Pudieron tirarme y encontrarme de repente en la puta calle con dos críos a la espalda. Decidieron darme una oportunidad. Hablamos mucho. Llevaban bastante tiempo siguiéndome, rastreando mi pista por vuestros blogs. Incluso me recomendaron que tratase con un psicólogo, dado lo que ellos consideraban un desdoblamiento de personalidad. Yo estoy considerando lo del psicólogo, porque ahora veo que esto tarde o temprano iba a pasar y hay que ser muy tonto para no darse cuenta. El caso es que pocas veces he pasado tanta vergüenza en mi vida. Igual ninguna. Cierro los ojos y me veo sentado delante de los tres socios.

Así que, como me han dado una oportunidad, he de estar a la altura. Y abandono el blog, más que nada porque van a seguir leyéndome o siguiéndome la pista. En realidad, no abandono. Digamos que me tomo una excedencia bloguera de no sé cuánto tiempo. He disfrutado demasiado con todo esto como para cerrarlo sin más. Y si en vez de dedicarle a la blogosfera diez horas a la semana le dedico dos, pues dos. Cuando se me haya pasado la vergüenza, volveré. Y podéis estar seguros que voy a seguir leyéndoos. Tal vez no a diario, pero casi. Lo haré desde casa. A lo mejor recibís comentarios anónimos o de gente que firma raro. Seguramente sea yo.

Lo único bueno que ha tenido todo esto es que, con el disgusto y el bochorno, he perdido un par de kilos que me vendrán bien para el maratón.


Por lo tanto, y sintiéndolo mucho, que sepáis que me voy pero no, que estaré lejos pero no tanto. Vamos, que como muy tarde el próximo fin de semana me pondré al día de todo lo que hayáis escrito. Y es que os quiero mucho. De verdad. Y como regalo, como bonus track, os adjunto la entrada que iba a publicar el día de autos y que se quedó en capilla.

Un abrazo muy fuerte.

Alejandro

El pasado día treinta y uno se jubiló Alejandro. Alejandro, todo un personaje, mitad cordobés, mitad manisero. Alejandro, toda su vida en talleres de estructura, con cierto aire a Buster Keaton pero infinitamente más locuaz.

No sé de qué os quejáis ahora. Tanto quejaros los jóvenes y os pasáis la vida follando. Sí, a todas horas. En mis tiempos…Mira, la P. y yo llegamos enteros al altar. Enteritos. Pero, eso sí, lo único que no hicimos fue follar. Nos pasábamos el invierno en casa de la P., en la mesa camilla, con el brasero a nuestros pies, con las ascuas bien calentitas. Allí sentados estábamos mis suegros, la P. y yo, la P. y yo bien juntitos, todos bien tapados con las faldas de la mesa camilla, con las manos por dentro. Y, de repente, las brasas del brasero empezaban a sonar: psssh, psssh, psssh…

Nunca volverán los lunes a ser los mismos, Alejandro. ¿Quién se va a reír de mí cada vez que pierda el Atleti? ¿De quién me voy a reír cada vez que pierda el Valencia? Te voy a echar de menos. Mucho.