jueves, enero 07, 2010

Pedaleando en Granada

Chus Lampreave:"Quien no ha visto Graná no ha visto ná. ¿Tu conoces Granada?"
El chaval: "no"
Chus:"Yo tampoco"

Como buenos fans de Pedro Almodóvar hemos repetido estas frases de Que he hecho yo para merecer esto infinidad de veces. Y para conocer Granada de una vez por todas, nos hemos ido de vacaciones tres días, los dos solos, puesto que las chicas estaban de campamento scout. Y así hemos podido verla y conocerla, y deciros que Chus tenía razón: Hay que ver Granada.

Nos alojábamos en el hotel Abadia. Aqui teneis la web por si os hace falta en alguna ocasión. Es muy muy recomendable, bien situado y con un patio interior precioso y las habitaciones de lo más romántico. Lo único que no tiene restaurante (ni desayuno) pero lo solucionábamos pronto con unas tostadas con jamón buenísimas que preparaban en un bar muy cerquita (yo media tostada, pues el primer dia casi no pude acabármelas)


El patio del hotel, con su patio y su suelo típico granadino.

Después del desayuno, nos íbamos de paseo a ver Granada. Las entradas para la Alhanmbra las teníamos para el último día, y cuando fuimos nos quedamos alucinados. Como imagino que la mayoría la conocerá me ahorraré detalles : es simplemente espectacular. Hasta ese dia, conocimos la ciudad y comimos más de un millón de tapas: no fuimos a cenar ni a comer a ningún restaurante (y que me perdonen los de los restaurantes granadinos), pero es que con cada cerveza o vino te daban unas tapas buenísimas, en muchos sitios a elegir, así que nos pateamos la calle Elvira de arriba a abajo a mediodía, y por las noches, nos acercábamos a la zona de Pedro Antonio de Alarcón, donde en los bares más noctámbulos..también daban tapas!! Desde el bar Amador (que aparece en la canción de Los Planetas :"siempre voy al Amador por si apareces") hasta el bar más curioso del mundo, o el más friki que dirian mis hijas: el Rincón de Michael Landon: todo un altar a Michael y sus series televisivas, lleno de posters y recuerdos de este y otros ídolos de los 80 como el osito Misha y las botellas de Mirinda.

Adorando a Michael

Además de los bares, fuimos a la Catedral y visitamos la tumba de los Reyes Católicos, y también entramos en una cueva flamenca donde oímos a una japonesa tocando el violín (os lo juro: el grupo se llama Flamenco Caravan). Por cierto que la cueva se llamaba Le Chien Andalou y allí también estaban buenas las tapas!! También nos dio tiempo a ir al cine (allí no nos dieron tapas), a las teterías de la calle Calderería, y a visitar dos exposiciones: una de Charles Chaplin muy bonita, y otra sobre la transición cuyo carte nos recordó algo:

Eh, por cierto, nosotros..no eramos del equipo pedaleando?

Así que decidimos alquilar unas bicis para conocer Granada sobre dos ruedas. No habíamos visto mucha bici por ahi, también es verdad que el Albayzin o la Ciudad Vieja no son muy adecuados. Imagino que en zona más nueva, o cerca de la Universidad, cambiará la cosa. En fin nosotros nos alquilamos unas de mountain bike, y la verdad es que nos vinieron bastante bien en las cuestas. Empezamos el paseo en la orilla del Darro:

Sobre el puente con la bici

Al final del Paso de los Tristes cogimos el camino del Sacromonte y fuimos subiendo (aquí vinieron bien las marchas de la bici). Mientras subíamos quedaban a la izquierda las cuevas, la Abadia del Sacromonte, y a la derecha unas vistas espectaculares, hasta que aparecieron las cumbres nevadas de Sierra Nevada. Y nos paramos a hacer fotos, extasiados de la belleza del paisaje, y también porque se acabó el camino.

Las montañas de Sierra Nevada al fondo

Después paseamos por el Albayzin, un poco complicado por los escalones, y subimos al Mirador de San Nicolás, aunque casi no nos quedamos, porque no teníamos sitio- Y buscamos otro mirador, quizá no tan bonito pero algo más tranquilo. Y las vistas nada tenían que desmerecer al otro.

Desde el mirador alternativo, sin turistas.

Entre unas cosas y otras, lo hemos pasado realmente bien. Granada nos ha gustado mucho, nos parece una ciudad en la que viviríamos tan ricamente, con sus calles, su Plaza Nueva, el ambiente, la gente y la cerveza Alhambra. Volveremos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Da gusto la cronica, y muy romantica (por Michael Landon), que cuando fuimos a hacer la ruta de las Alpujarras nos quedamos en dos bares y de ahí no salimos .

Inibi

Anónimo dijo...

Lo conocemos,una pasada de ciudad.¡Que bonito!Blue

El Impenitente dijo...

Es curioso, pero todo el mundo que va a Granada casi habla más de las tapas que de los monumentos.

Yo no he ido y estoy deseando ir. Podría decir que es por los monumentos, pero sería faltar a la verdad.

Y, por supuesto, cuando vaya no olvidaré el pasar a saludar a Michawel Landon.

cucumber dijo...

Granada es una ciudad acogedora. Los monumentos dan solera a una ciudad pero no sentimiento.El modo de vida de esta ciudad es diferente a lo que yo estoy acostumbrado. No vi pubs ni cafeterias elegantes, pero si mucha gente en los bares alternando y sobre todo comiendo.
Es otra manera de salir a la calle, y me resultó muy atractiva.

Slim dijo...

Ya veo que os ha encantado el bar de Michael, si es que es divino, como su serie de ángeles tan bonita.

se me ha olvidado decir que las bicis las alquilamos en ecoway, en la plaza cuchilleros:
http://granadamap.com/ecoway/indexsp.htm

por si a alguien le interesa.

Vargtimen dijo...

Qué grande Michael Landon. Me alegra que os haya gustado la ciudad. Es pequeña pero matona. Yo echo de menos cada día sus tapas, sus teterías y sobre todo el Paseo de los Tristes. Y quitando por las temperaturas tan extremas del verano, y en menor medida del invierno, la verdad es que es un sitio ideal para vivir.

Feliz año!