domingo, mayo 20, 2012

El final del cuento

La semana que viene nos vamos de cena con los compañeros del curso de escritura, y es que el taller ha llegado a su final y con él lo mucho que hemos aprendido. Con bastante pena, pues como ya dije me ha resultado una experiencia muy interesante, nos despediremos hasta quizá el año que viene, o hasta que nos encontremos de nuevo. Mientras tanto os dejo con uno de los últimos ejercicios del taller. Se trataba de escuchar la canción de Bob Dylan "4th time around" y escribir lo que nos sugiriese la letra, que nos envió traducida el profesor. Los versos sugieren una pelea entre dos amantes, sin que queden muy claros los motivos.


                                                                  La cuarta vez

Registré los cajones porque ahí tenía cosas mías, cosas que me pertenecían como fotos o discos, calcetines y un jersey azul marino que compré en Sunset Market, aquel día de primavera. Me lo llevé todo, menos las culpas y los reproches. Eso se lo dejé sobre la mesa del comedor, le quedaban bien con su jarrón rojo.

La dejé tumbada en el sofá, tapada con la manta. La había engañado tres veces, con esta la cuarta, y no podía perdonarme más. No me perdonó. Conforme hablaba iba subiendo el tono cada vez más, segura de tener la razón, pero perdiéndola con cada grito, con cada manotazo. Se puso tan nerviosa que apenas podía explicar entre lágrimas lo que sentía, la decepción, la pena, y el sentimiento que le provocaban mis mentiras. Me echó de casa. Lloraría hasta dormirse, pero al menos a la mañana siguiente podría empezar a olvidarme.

Me marché guardando para siempre en mi memoria las habitaciones y el pasillo de ese piso. La recordé con un vestido de flores y unas botas negras, taconeando, saliendo de los bares. Me refugié en otros lugares, con otras personas, asumí mis errores y apenas la eché de menos. Sólo de vez en cuando, los colegas hablan de bebidas, alguien menciona el ron de Jamaica, y su olor me recuerda a esa chica que no merecía.

7 comentarios:

SisterBoy dijo...

Lo primero que se me ha ocurrido es que menos mal que no les hicieron hacer un cuento de este otro tema.

http://youtu.be/vHfWjYSwK9c

Slim dijo...

hubiera necesitado un doctorado, no un taller, para entender todas las estrofas!

Anónimo dijo...

muy bien Maria, no dejes de escribir.
Mer.

Jose dijo...

Me gustan los cuentos y las historias bien contadas y creo que esta lo está.Blue

cucumber dijo...

Esto es imparable. Si alguien tiene un don o simplemento se hace algo medianamente bien, se debe seguir haciéndolo. Asi que, Doña Slim: A seguir escribiendo.

El Impenitente dijo...

Vistos los resultados estoy por enviarte canciones todas las semanas.

Estoy con Cucumber. Slim, persevera. Tienes un don. Explótalo. Disfrútalo. Algunos, entre los que me encuentro, quedaremos encantados y agradecidos.

Slim dijo...

muchas gracias a todos, sois super majos!