jueves, mayo 22, 2014

Pedaleando alrededor de Mallorca

La ruta ciclista con alforjas que venimos realizando desde hace 13 años, nos ha llevado este mes de mayo a la Isla de Mallorca. En cuatro días nos disponíamos a dar la vuelta a la isla, con dos etapas prácticamente llanas y dos por la Sierra de la Tramontana.



1º DIA: PALMA DE MALLORCA - PORTOCOLOM. 102 K,M

Ruta en Garmin
Ruta en Endomondo

Llegamos a la Isla a las 6:30 horas desde Valencia, en un hermoso y cómodo barco de la compañía Balearia. El tema de las bicicletas en esta compañía no lo tienen muy claro, ya que no nos consideran vehículos,sino viajeros a pie, pero en vez de maleta transportamos una bici enorme con dos enormes alforjas. En el momento de acceder al barco empiezan los problemas. Al final nos meten en un cuarto a lado de los camiones, pero tienes que subir  por una escalera mecánica o en un ascensor compartiéndolo con el resto de pasajeros.
Saliendo del barco. Comienza la aventura


Señores de Balearia: Dediquen un rato a decidir qué hacer con las bicis.

A las 7 de la mañana ya estábamos pedaleando, por el carril bici que recorre el litoral desde Palma de Mallorca hasta  El Arenal, lo que nos facilita enormemente la salida de la Ciudad, ademas de ser una paseo agradable a esas horas de la mañana.
El carril bici de Palma de Mallorca 

En la Cala Brava, tomamos la Ctra. 6014 y 6015 que nos llevara hasta El Estanyol y Sa Rapita de Dalt donde almorzaremos junto al mar teniendo a la vista la Isla de Cabrera.  Previamente nos habíamos desviado para admirar el Cabo de Cap Blanc. Después de Sa Rapita dejamos la costa y a través de carreteras más o menos transitadas,  y acompañados de multitud de ciclistas extranjeros nos plantamos en la bella bahía de Portocolom, donde damos un larga caminata por el  paseo marítimo que rodea el puerto con pinos a nuestra espalda y  vigilados en todo momento por el Faro de Portocolom, a 31 metros sobre el nivel del mar.

2º DIA: PORTOCOLOM-PUERTO DE POLLENSA: 99 KM.

Ruta en Garmin
Ruta en Endomondo


Este día iba a ser el más turístico de los 4, pasaríamos por zonas que- a pesar de ser Mayo- tenian el punto turístico de los mejores agostos del Mediterráneo peninsular. 
Nuestra primera parada es Portocristo, situada entre la Costa de los Pinos y Cala Murada en el término municipal de Manacor, en las cercanías de la famosas cuevas del Drach, 

Esperando a muchos, muchos turistas


En S´illot el ambiente turístico es tan  envolvente que  para  integrarnos circulamos por un carril bici totalmente playero que nos llevará hasta Port Bell pasando por la Cala Mallor. Por aquí nos sentimos extraños, ya que no llevamos chanclas, no estamos colorados  y ni tan siquiera somos un poco rubios,
Después de pasar por la localidad de Artá, tomamos la Ctra. 12, pero como no podemos estar más de una hora o dos sin tomar nada, nos desviamos a la Colonia de Sant Pere, un sitio alejado del mundanal ruido con una costa baja y rocosa donde nos hidratamos y alimentamos para poder seguir la ruta.

Desde ese momento sólo nos queda recorrer dos amplias bahías, la de La Alcudia y la de Pollensa, con el mar siempre a nuestra derecha y el viento de frente. Recorremos los últimos kms para poder descansar en el Hotel Paris, un hotel cómodo y económico, en el que únicamente tienes problemas si no hablas inglés, porque el personal no habla otro idioma.

3º DIA: PUERTO DE POLLENSA-SOLLER 86 KM-.


Ruta en Endomondo (ruta con barco)


En lo alto del Coll de Femenia 


En el tercer día empieza la montaña. Y no cualquier montaña, sino la Sierra de la Tramuntana, que debe el nombre al viento que proviene del Noroeste. Esta sierra  está declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en la categoría de Paisaje Cultural y aquí la Unesco casi se queda corta, porque es una auténtica maravilla de 90 km de largo.

Desde Pollensa, todo es ascender y después de pasar el Col de Femenia, llegamos a repostar unos "Huevos a la Mallorquina" al Monasterio de Lluc (del latin Lucus: Monte sagrado), un lugar en un enclave mágico a 400 metros de altura y rodeado de espesa vegetación.
Huevos a la Mallorquina


Pero aun teníamos que ascender todavía mas, para llegar a lo alto de la Cala de Sa Calobra. Nosotros somos peregrinos de los grandes puertos y desde arriba se puede mirar al vacío y descender los 10 km con curvas cerradas, que forman auténticos ochos.

Curvas de corbata en la Cala Sa Calobra


Despues de 10 minutos admirando la cala, nos dispusimos a dominar el gigante que supera un desnivel de mil metros y se enreda como una serpiente por los acantilados con una media del 7%. También existe la posibilidad de tomar un barco que une Soller con la Cala, y te evitas la experiencia de la subida.

Despues de la ascensión, aun nos quedaban más sorpresas, ya que teníamos que seguir sufriendo hasta pasar cerca del Puig Mayor (1445 metros),  el punto más elevado de la isla de Mallorca y también de las Islas Baleares. Después solo restaba un larguísimo descenso hasta Puerto de Soller, otra hermosa bahía de las que andan sobrados en la isla. Allí nos quedamos en el Hotel Citric Soller y tomamos cervezas y raciones en Es Mirall, en Camino del Far 21, donde vimos ganar la liga al Atleti.

La Big Band ciclista en el atardecer de Soller


4 DIA: SOLLER-PALMA:58 KM

Ruta en Garmin
Ruta en Endomondo


El ultimo día teníamos que seguir por la Sierra de Tramuntana, y el inicio fue espectacular, ya que se hace tomando la MA 10 y siempre cerca de la costa se inicia una ascensión para acceder a quizás la zona mas hermosa de la costa mallorquina. Enseguida nos vemos  observados  por los picos más elevados de la sierra y rodeados  de cultivos frutales; naranjos y limoneros principalmente. Cuando nos vamos acercando a la idílica localidad de Deià, nos envuelven por todos los lados miles de olivos centenarios como si de esculturas naturales se tratara.
Un olivo milenario y  mi bici con las ruedas de  mi asesor técnico THE  BIKE RUN

El municipio de Deía, en el cual viven numerosos famosos, y donde se encuentra la casa-museo de Robet Graves es una pueblo de ensueño construído en lo alto de un precipicio que ofrecen unas vistas espectaculares del mar  .
Sin abandonar la sierra y el mar nos adentramos en  Valldemossa, localidad con  un encanto especial por sus calles empinadas y estrechas. y La Cartuja, donde pasaron un invierno de  1838-39  la pareja romántica integrada por Chopín y George Sand y donde también pasaron algun tiempo personajes como Rubén Darío, Jovellanos, Santiago Rusiñol y otros muchos.

Subiendo y admirando el paisaje

Y en Valldemossa, el tiempo se pone romántico y comienza a llover, y nosotros que somos de zona seca por naturaleza decidimos por mayoria  ir directamente a la ciudad de Palma de Mallorca, con pena y algo de frustación por no poder seguir por esta impresionante sierra. En Palma pasamos la tarde subiendo al castillo redondo de Bellver y cenando en la zona del centro rodeados de turistas  y tomando mojitos en los alrededores de nuestro Hostal Pinar. Y así acaba nuestro viaje anual, tomando el barco de vuelta a Valencia.

Adiós Mallorca, hasta la próxima
Fotos cortesia de INIBI.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantástica ruta,, estupenda compañía, lastima de ensaimada y sobrasada que no pudimos traer..Tendremos que volver de nuevo, eso si negociaremos con Balearia el tema de las bicis.
Inibi

Slim dijo...

qué envidia! no se si me gusta más la foto de los Huevos a la Mallorquina o la de la Big Band (que parece más bien que estáis posando para el calendario de los bomberos, sólo que con ropa).
La verdad es que lo que más me gusta es el MAR, me parece una gozada una ruta que combine tan bien el verde y el azul.
habrá que ir a Mallorca...

El Impenitente dijo...

A mí lo que me da envidia y me hace disfrutar es ver como cuatro amigos os juntáis y os lo pasáis como os lo pasáis.

Ahora, para el año que viene espero vuestra crónica atravesando los Dolomitas.

Anónimo dijo...

Impenitente ..genial idea porque teníamos dudas de donde ir el próximo año

Inibi