jueves, septiembre 03, 2009

Vacaciones en Flandes

A finales de los 60 se estrenó una película americana titulada “Si hoy es martes, esto es Bélgica” en la que se narraban las peripecias de un grupo de turistas americanos de viaje por Europa en la que visitaban tantos lugares que no podían evitar perderse y tener que recurrir al calendario de viaje para saber en qué lugar estaban. Bélgica es un país tan pequeño para la concepción americana que sólo le dedicaban el martes. Igualmente hoy en dia (y no hace falta ser americano) se sigue visitando Bélgica en uno o dos días, desde Amsterdam si estás ahí de vacaciones, o en los recorridos que se incluyen bajo el genérico los Países Bajos.


Comic en Belgica: la bicicleta y el Atomium de Bruselas

Realmente Bélgica es pequeño. Tiene 30.528 km ², es decir que estaría entre la Comunidad Valenciana y Aragón, para que os hagáis una idea. Pero tiene tantas cosas bonitas que merece la pena conocerlo un poco más a fondo de lo que da una visita de un día o dos. Y eso que nosotros nos quedamos en la zona de Flandes, al norte de Bruselas, en la que se habla el neerlandés, y nos dejamos la zona Valona , en la que hablan el francés, para otro viaje.

¿Y, ahora? ¿ por donde, por donde?


Alquilamos una casa en Mechelen a través de homelidays.com . Estaba situada a las afueras de esta ciudad, en una zona residencial, muy tranquila, desde la que sólo se oía el canto de los gallos de un parque cercano. La casa era un adosado de dos plantas, con su jardín con enanos y todo, muy bien equipada y sobre todo muy bien situada. Mechelen está a 20 km al norte de Bruselas, y eso nos permitió hacer excursiones cada día a las distintas ciudades belgas, siempre a bordo del coche que alquilamos en el aeropuerto de Charleroi, que es a donde te lleva Ryanair.


Slim en Amberes vigilada por Rubens

Que la zona norte de Bélgica es una región plena de ciudades hermosas, es por todo el mundo conocido: Gante, Brujas, Amberes, ciudades espectaculares especializada en visitas relámpagos las cuales están los suficientemente cerca unas de otras para poder viajar en el día. Fuera de los circuitos turísticos más habituales se encuentra Mechelen, una ciudad preciosa con el estilo arquitectónico propio de las ciudades monumentales belgas y sin grandes cantidades de turistas.




El Reloj astronomico de Lier: una bonita y tranquila ciudad

Una buena manera de visitar las ciudades belgas es con el sistema Parking+Bus o Parkin+Tren. En Brujas por ejemplo puedes dejar el coche en el parking de la Estación Central todo el día por 2,5 euros y tienes un billete de ida y vuelta en bus al centro totalmente gratuito. Esto si que son facilidades para que la gente deje el coche tranquilo.


Una de las bicis prestada obedeciendo las señal para bicis


Pero además de conocerla andando, Belgica es un paraíso para los amantes de la bici. Hay millones de carriles, itinerarios, tiendas, señales, indicaciones. En las ciudades la mayoría de las direcciones prohibidas excepcionan a los ciclistas, por lo que te encuentras a los coches de frente pero la ley te acompaña. Los semáforos, stops, etc se acuerdan de las dos ruedas y hasta en alguna tienda de bicis tienen expendedores automaticos para cámaras de bicicleta para una emergencia.


Tabaco? Preservativos? Bebidas? NO: Expendedor de camaras para bicicletas

Hemos hecho excursiones ciclistas por las cercanías de Mechelen, acercándonos a la localidad de Lier, otra pequeña y monumental población, con ese ambiente provinciano y tranquilo que para mi supone el ideal de visita turistica. En esta ciudad se encuentra el reloj astronómico de 11 esferas creado por un relojero local llamado Zimmer y por supuesto la Grote Markt ( Plaza Mayor) que como en todas las ciudades de Flandes se encuentra rodeada de edificios antiguos entre los que resalta el Ayuntamiento.

Otra de las ciudades que visitamos pedaleando fue Amberes (en neerlandés Anwerpen). En la Estación central tiene un servicio de parking gratuito de bicis donde también se pueden alquilar.


Alquilando bicicletas y adaptándolas a cada tamaño

La ciudad es muy hermosa, con todos los ingredientes para hacerla atractiva. Nos resulto curioso un paso subterráneo (el Sint Anna Tunnel) de unos 800 metros por debajo del Rio Scalda ( Schelde) solo permitido para viandantes y ciclistas al cual se accede mediante un ascensor que desciende a una profundidad de 4 pisos. (espero que os podamos enseñar la experiencia en nuestro próximo video). La entrada del ascensor se encuentra a espaldas del museo Plantin Moretus, una autentica gozada para los amantes de los libros y sus acompañantes, el cual contiene además de sus numerosas joyas bibliográficas una antiquísima imprenta en su estado original.

Al otro lado del Schelde se puede realizar una ruta ciclista a orilla del rio-canal-mar abierto de unos 40 km, donde el agua siempre está presente.

A la hora de reponer fuerzas no pueden faltar los bombones, pralinés y los golosos gofres: las tentaciones las tienes en todos los rincones. La cerveza, a precios asequibles y cientos de marcas y por supuesto el plato nacional: Frites: simplemente patatas fritas. De M.J una amiga que vivió en Bruselas nos llego el soplo de que las mejores frites de Belgica, o sea del mundo, se encontraban en un chiringuito en la Plaza Jourdan de Bruselas, llamado Antoine. Después de hacer una cola puedes comprar unos enormes cucuruchos de papel a rebosar de frites, te puedes sentar en cualquiera de las terrazas de los numerosos cafes y bares de la plaza donde por supuesto te avisan de que esta permitido comerte ese manjar en sus instalaciones. Te pides una cerveza de 33 cl y a disfrutar.


Momentos de descanso y confidencias

Como en todos nuestros viajes no podía faltar nuestra visita a un parque de atracciones, en este caso Bobbejaaland situado en Lichaart. El Parque es divertido pero se aconseja ir temprano para evitar las aglomeraciones y además cierra a la 6 o como muy tarde a las 7.



Atracción de Bobbejaaland

El caso es que Flandes es un región digna de visitarse, el paisaje no es espectacular ya que es totalmente llano y personalmente creo que no hay que centrarse únicamente en las ciudades famosas, si no intentar descubrir ciudades más pequeñas pero igualmente hermosas y mucho más atractivas a la vista si no tienes que compartir sus calles con cientos de turistas, como podría ser Mechelen, Lier, Lovaina etc. Imprescindible utilizar la bici, si puede ser por caminos tranquilos y visitar pueblecitos mucho mejor. El idioma flamenco es imposible de entender pero hay una gran mayoría de gente que habla inglés y la gente suele ser amable y agradable.

7 comentarios:

flower dijo...

yo tambien he visitado belgica ...
lo mejor: los bombones , las patatas fritas y los gofres!!!!
I LOVE BELGICA

jose dijo...

¡Que bonito! Es una buena idea para otras vacaciones.Saludos

Lin dijo...

¿A que te ha gustado?
Ahora tenéis que ir a Valonia, que también tiene ciudades muy bonitas (Namur, Dinant, Tournai...) y el paisaje es más variado.
Besos

Slim dijo...

pues si Lin, nos quedamos con ganas de paisaje un poco mas montañoso, y vimos unos rios para hacer paseos en canoa con muy buena pinta, al sur.

pero sera la próxima vez que visitemos Bélgica! con Flandes ocupamos toda la semana!!

Shut dijo...

Apoyo la moción de flower ¿se olvidaron de probar el famoso chocolate belga o se olvidaron de mencionarlo aqui?

Anónimo dijo...

que bonito yo podria tenia intencion de escribir sobre mis vacacione por Holanda que fueron estupendas y lo pasamos muy bien todos o eso creia yo pero bueno no relato prefiero olvidarlo un beso y estais muy guapos
Maricarmen

cucumber dijo...

Schut: Como olvidar los bombones y pralines belgas, los llevo en mi corazón. De hecho tuvimos problemas con el sistema dictatorial de Ryan air para pasar los bombones que llevamos en bolsa aparte y tuvimos que chafarlos para meterlos en el Troley.Cabritos insensible!!
Maricarmen: Algo bueno quedará de Holanda, seguro! un beso