lunes, diciembre 12, 2016

De excursión por Espadán: desde Chóvar a la Nevera de Castro

Este domingo salimos de excursión por la Sierra de Espadán. Esta vez fue desde Chóvar, desde el parking del restaurante La Carbonera, donde por cierto nos dieron un mapa con todas las posibles rutas para hacer en el pueblo. De todas ellas, nosotros llevábamos pensada una: de Chóvar hasta el embalse de Ajuez y de allí a la Nevera de Castro, para volver de nuevo a Chóvar por detrás, en una ruta circular que podéis descargaros aquí, en Wikiloc.

Llevábamos de Guía a Pedro y de Sensei a Pepe "Panetes" así que íbamos muy tranquilos. Pedro levaba el garmin con la ruta y Panetes el papel: pero la verdad es que la ruta está muy bien señalizada y marcada, durante todo el recorrido. Nos acompañaban Marta e Iván para completar el grupo:


Salimos pues de Chóvar abrigaditos, con varias capas superpuestas, aunque a lo largo del camino nos fuimos quitando y poniendo según salía el sol o se escondía. En pocos minutos llegamos al Embalse de Ajuez, un lugar precioso construido en el siglo XII para recoger las aguas del barranco del mismo nombre:


La ruta recorre precisamente este barranco, rodeados de alcornoques y pinos. Subes sin apenas darte cuenta, pero siempre hace arriba. Los alcornoques están pelados, recién "descorchados":


A mitad de camino encontramos una mina de cinabrio abandonada. Del cinabrio se extraía el mercurio. La mina se llama el "Socavón", y fue la última explotada en Chóvar, hasta mediados de los años 60. De la mina queda un edificio abandonado, la entrada a la mina cerrada y un par de vagonetas, además de unos cuantos raíles desperdigados por el monte.

Las vagonetas del "Socavón"
Panetes a la entrada de la mina
Seguimos subiendo hasta la pista y desde ella cogimos el desvío hacia el nevero: son unos 10 minutos subiendo bastante, pero enseguida aparece ante nosotros la Nevera de Castro.


La Nevera de Castro es un edificio muy singular. Se utilizaba para almacenar la nieve en invierno, y que pudiera servir para conservar los alimentos de las poblaciones de la Plana. El "Nevatero"  la almacenaba poniendo capas de paja entre las capas de nieve para poder cortarla mejor. Después la bajarían a los pueblos por la pista.

Desde la pista decidimos acercarnos un momento al punto geodésico y desde allí bajamos de nuevo hacia Chóvar por el otro lado del barranco. En la bajada encontramos más restos de minas abandonadas.

Panetes y los demás investigando por los restos

También encontramos algunas construcciones naturales de piedra realmente impresionantes, nos miran desde lejos y nos llaman para que subamos a ellas, aunque sólo los más valientes pueden hacerlo:



El Sensei y el aprendiz, arriba del todo
Al llegar al pueblo nos encontramos de nuevo el embalse, que tenemos que cruzar por la presa para llegar al punto de partida: el bar La Carbonera, donde nos tomamos una cerveza reconstituyente. Que día más bueno hemos pasado!


No hay comentarios: